De flor a piedra

Tú que gimes en el canto

de una voz casi perfecta…

Dime ¿cómo reza el árbol

y como reza la hiedra?

Dios que los hizo de llanto

y tú que esculpes laderas…

Dime ¿cómo llora el tiempo

cuando sin querer se aquieta?

Tú que nombras a lo eterno

de las profundas praderas

y emblanqueces los inviernos

y dibujas primaveras…

Dime, por favor ¿qué tengo

que las ramas se me secan?

¿Si te regalo mis pétalos

me convertirás en piedra?

Publicado por Tin

La poesía no es una opción es un vicio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: