Del ángel que aparentas

No eres un ángel porque puedo verte

y puedo hasta tocarte

para sentir a esa mujer que duele

de la carne a la carne.

 

Te miro simple como cualquier hoja

sufriendo del otoño sus desaires,

como la hoja que en sus sueños quiso

despedirse y secarse.

 

Esa arruga en tu boca emancipada

imitando a las aves,

la sonrisa que finge y que procura

disimular las ganas de escaparte.

 

La mirada perdida en las aceras,

las manos sin saber dónde quedarse

y un guiño a tu melena desbordada,

desbordada de mares.

 

Lo sé. No tienes alas,

caminas  por las calles

y lloras como cualquier hombre llora

cuando el dolor te invade.

 

Lo sé , eres una mujer como otras

pero de cerca  pareces un ángel.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close